9 mar. 2013

Metaforeando para cambiar



Algunos profesionales utilizan las metáforas en procesos de cambio para abrir opciones, dar respuestas y conseguir el efecto apropiado. Normalmente, hacen uso de metáforas creadas para asuntos universales pero lo ideal es hacerlas a medida, el beneficio es mayor: se adecua perfectamente al cliente y su situación.

¿Cómo hacer una metáfora ad hoc?
  1. La base principal es cambiar el contenido: se sustituyen los personajes por otros o por animales, plantas…,
  2.  Y la estructura se mantiene en esencia de manera similar si se busca entender mejor que sucede,
  3.  O se puede realizar alguna variación en esta estructura que de alguna pista, que abra posibilidades para llevar a cabo.
Aquí va un ejemplo que más allá de ser universal, tiene dueño. Pretende ayudar a entender un suceso, eliminar el dolor causado y abrir la idea de que hay opciones. Ahí va la historia:

Tulipán viseroij en Turquía se consideraba una flor sagrada

Miguel  convenció a Aurora para adquirir unos bulbos de tulipanes, eran de una variedad especial, poco común, sabía que sólo unos pocos podrían apreciar su belleza. Le gustaba diferenciarse del resto por esos pequeños detalles.
Era un hombre muy ocupado y rápidamente calculó el tiempo que le dedicaría, las condiciones necesarias para que funcionara: tipo de arena, proporciones,…y dejó claro cual sería su compromiso. Lo cierto es que dedicó mucho más de lo que comentó.

Ella viendo el mimo, cuidado y arte que Miguel ponía pensó que debía ser algo grandioso, estaba fascinada y eso hizo que acabara involucrándose. Estaba disfrutando mucho, empezó a leer sobre plantas y se dio cuenta de que lo que tenía entre manos, era más bello de lo había podido imaginar. Sentía que era un gran regalo todo ese aprendizaje.

Pero llegó el día en que Miguel cumplió su aviso, ya no disponía de tiempo y dejó de regar de la misma manera y de contarle historias fascinantes sobre tulipanes. Aún así, como estaba comprometido de cuando en cuando llenaba un vaso de agua a toda prisa y lo volcaba sobre la maceta. Al principio, ella encontraba enternecedor ver su torpeza: como había derramado el agua por la mesa, como la tierra permanecía encharcada y el plato bajo el tiesto rebosante por no haber esperado a que la tierra absorbiera poco a poco el líquido. No pasaba nada, Aurora lo recomponía rápidamente. Le seguía quedando la ilusión de pensar en esos bellos tulipanes que habían comprado con tanto placer y de volver a recuperar las conversaciones con Miguel; se mantenía con la idea de conseguir algo aunque todavía no podía verlo.

Un día, Aurora se dio cuenta que sólo vivía de ilusión: no sabía si saldrían, ni cuándo, ni si era lo que esperaba... Entonces cambió algunas cosas: a propósito dejó de regarlos para ver si él lo notaba. Pero Miguel seguía muy ocupado y no lo notó, creyó que todo seguía igual, para él no se había cambiado nada, mantenía la imagen de los esperados tulipanes, para él ya eran un hecho.

Dejaron de cuidarlos, aun así hay semillas muy fuertes y salen a pesar de las condiciones. Sino ponen remedio, ellos no verán ese bello suceso. Siempre queda la posibilidad de esperar a la siguiente temporada y decidir que hacer, la belleza potencial de esta flor sagrada para los turcos, sigue guardada en su interior. Los bulbos pueden plantarse todos los años para que florezcan.

25 feb. 2013

Embellece lo que haces


¿Qué vas a hacer para embellecer tu trabajo?


Después de ver este vídeo, no puedo dejar de pensar en toda esa gente que día a día pone una nota de color, que da valor a lo que hace, le da el significado que necesita. Parecen de otra pasta, incluyen arte por donde pisan.
 
Y esto me recuerda, una conversación con un actor que estaba empezando a perder la ilusión por su trabajo, las circunstancias laborales le hacían cuestionarse si realmente merecía la pena seguir, si así se sentía actor y si  quería hacer bien su trabajo porque no se valoraba económicamente. Entre otras cosas, estaba poniendo su foco de atención en el valor que le daban los demás, en lugar de el que él le daba.
Era una pena replantearse dejarlo cuando de hecho tenía mucho camino recorrido y empezaba a notar qué cosas le gustaban, qué quería hacer de otra manera... Parece que estaba a un paso de  poder diferenciarse y hacer suya esta profesión. Así que, empezamos a hablar de por qué no convertirse en su mejor versión. Seguir activándose, practicando, probando algunos cambios que su experiencia le decía que debía hacer.
¿Por qué no plantearse una reconstrucción de lo que ya de hecho sabía hacer? ¿Por qué no darle un toque de quién era y quién quería llegar a ser? ¿Qué quería poner de él en lo que estaba haciendo?


Un gran ejemplo de embellecer lo tenemos en Paco Torreblanca. En una charla literaria comentaba que él era un profesional accidental, no vocacional, pero amaba su profesión y tiene claro que si hubiera tenido otra, lo hubiera hecho igual.


Algunas pista para conseguirlo:

Piensa en lo que tiene valor para ti, en qué quieres dar de ti, qué te gusta,...y súmalo

¿Cómo te gustaría vivir tu trabajo? 
¿Qué le puedes aportar a lo que haces que marque diferencia?
¿Cuál es tu esencia? Ponla.
Cuando pasen unos años ¿Cómo te gustaría recordarte y ser recordado profesionalmente?

Está en tu mano hacer algodón de azúcar o "flores de algodón de azúcar".


15 nov. 2012

Mentes Flexibles

Según el psicólogo y escritor Walter Riso algunos componentes de las Mentes Flexibles son:

- Análisis crítico: disposición a revisar las propias creencias y confrontarlas con la realidad y/o la lógica,
- Complejidad cognitiva: ser capaz de utilizar toda la información relevante para comprender los hechos,
- Humor/lúdica: aprender a no tomarse muy en serio a sí mismo,
- Inconformismo: ejercer el derecho a la desobediencia razonada y razonable,
- Imparcialidad: no discriminar a las personas y
- Pluralismo: aceptar las diferencias civilizadas y convivir con ellas sin reprimirlas ni ofenderse.

Para aprender a desarrollar la flexibilidad mental necesitamos algo más que conocer los elementos que la favorecen. Os planteo algunas pistas.

La manera más útil de comenzar a crear una Mente Flexible es comenzar a notar en que punto estoy, dónde notas que la flexibilidad no es especialmente tu amiga. Estas "alarmas"  pueden ser de tipo interno (atiendes al malestar que te genera) o externo (responde a los comentarios de otros sobre tu rigidez mental).

Para ir desarrollándola a partir de aquí, se plantean ejercicios como los dirigidos a que incorpores las alternativas elegidas por otros a la hora de resolver un problema y veas qué sucede, qué necesitarías para poder incluirlas realmente. Esto te da una dimensión no de "apertura" como una abstracción, sino de qué significa realmente, porque lo compruebas en tus propias carnes y a partir de ahí, puedes seguir incorporando y practicando día a día.

La mejor apertura mental es la que te coloca:

- con gorro de investigador e

- intentas entender qué sucede y

- lo incluyes para resolver el asunto,

- teniendo en cuenta el máximo de variables y las consecuencias que tienen las decisiones para los individuos, al grupo, momento y medio al que perteneces.

Así que saca la lupa a lo Jessica Flecher o el bombín de Hercules Poirot para que las piezas encajen.

25 sept. 2012

"Lánzate a por tus sueños"


Como si se tratara de uno de los nuevos spots  de Coca-Cola a través de su Instituto de la Felicidad.
Es evidente que tiene muy buena prensa el diálogo orientado a crear ilusión y las personas que intentan motivar con palabras como “tu puedes”, “el que la sigue la consigue”…y apuntan las limitaciones del miedo.
Por otro lado están los llamados boicoteadores que tienden a decirte: “eso, es imposible”, “no lo vas a conseguir”.

Parece mas agradable escuchar a los primeros motivándote pero quizás la clave esté, en no hacer caso a ninguno al completo. Sigue tus sueños, sí, pero tanteando el terreno, no tienes que lanzarte sin hacer comprobaciones y buscar diferentes maneras de hacerlo posible y sopesar si ese es el camino que buscas o tienes que hacer algún cambio. Es importante valorar si es el momento adecuado para ti y el sector al que te diriges si la idea, por ejemplo, es Emprender. Hacer un análisis o pequeña prueba de si funcionaría y de qué manera hacerlo funcionar, te ahorrará tiempo, dinero….y acumular frustración. Busca hechos, información real, tira del hilo. Quizás hay escalones intermedios que no puedes saltarte si quieres seguir subiendo hasta llegar al objetivo marcado. Es importante tenerlo en cuenta, sino quieres morir en el intento gastando tus recursos.

Un ejemplo claro es el de la Cafetera Nespresso y sus famosas cápsulas que encontraron el momento de lanzarlo y para un nicho de mercado orientado a gente dispuesta a pagar mucho más por un producto si era cómodo de usar. Y el ejemplo contrario, mucho antes, sería el de Luigi Becerra que inventó una cafetera con vapor incorporado para acelerar el proceso de preparación y obtener un café más fuerte y denso y no consiguió vender su producto.

Así que ¡adelante! pero mejor lánzate con red: duele algo menos y sirve de calentamiento para el éxito. Sopesar los riesgos es muy útil para adelantarse a los acontecimientos y poner remedio.





23 abr. 2012

Favorecer el desarrollo

Como educadores formales y/o informales tenemos una gran tarea entre manos para ayudar a desarrollar personas independientes y capacitadas para enfrentarse al mundo por sus propios medios. La oportunidad de llevarlo a cabo la tenemos en diferentes entornos, ya sean laborales teniendo personal a nuestro cargo, compañero nuevo al que enseñar cómo realizar su trabajo, o en entornos familiares educando a nuestros hijos, a nuestros padres,....


Me parece muy apropiado y gratificante favorecer la independencia promoviendo el desarrollo de habilidades que permitirán tener un sentido de identidad realista, una autoestima apropiada para enfrentarse a las situaciones. ¿Con cuántas personas compartimos espacios aptos para influir positivamente en su desarrollo? ¿Cuántas veces hacemos uso de ellos? ¿De qué maneras puedes hacerlo?

Mi propuesta es: incluir la premisa de Favorecer el Desarrollo de los otros en nuestro día a día. Cuando planteo desarrollo me refiero a darles lo que necesitan realmente y no necesariamente lo que ellos piden o quieren para crecer.

Una manera de hacerlo es observar de donde parten e ir viendo cuales son las posibilidades para ir añadiendo y mejorar lo que de hecho hay. Un ejemplo: un niño que necesita ir teniendo seguridad para ir sólo al cole. Observaremos qué cosas puede ir haciendo solo poco a poco para favorecer ese paso. Quizás iniciándole en ir primero a recorridos cortos y controlados y por los que tenga un cierto interés. Se trata de aprovechar el punto de partida para generar el siguiente paso.

 Al incorporar el Desarrollo de Otros se pueden ir viendo cambios sustanciales y para hacerlos más evidentes propongo algunas preguntas para ir viendo qué tal va el proceso ¿notas alguna diferencia al incluirlo? ¿cómo y qué notas exactamente? ¿por qué es diferente? ¿dónde lo notas, en ti, en los otros....?¿qué más puedes añadir?....

Cuando hablo con papás preocupados por la educación de sus hijos me encuentro con muchos que se enfrentan a situaciones que les superan diariamente y se alejan de la idea original de educar como proceso completo. Parece que existe una desconexión del sentido real del desarrollo frente a sobrevivir e ir resolviendo día a día. En ocasiones suena más a no reflexiono sobre hacia donde voy, como padres- educadores cuáles son mis valores, mi identidad, mi sentido de miembro de una familia, qué quiero aportar en mi entorno más directo. Es cierto que para integrarlo a diario hace falta prestar atención sobre lo que quiero influir y para qué lo hago pero merece la pena el esfuerzo.

El proceso en las organizaciones es similar. Atender al Desarrollo como parte de la Visión-Misión-Cultura organizacional. Lo idóneo será revisar si la Misión-Visión está actualizada y cual es el mejor rumbo a tomar a corto, medio y largo plazo.



15 mar. 2012

Desarrollar la Curiosidad

Leí un artículo en Muy Interesante sobre Las preguntas de ciencia que los padres más temen que les hagan sus hijos  y la frustración que sentían al no tener siempre la respuesta.  Este es un buen ejemplo en el que se prioriza el dar respuesta frente a desarrollar la curiosidad.

Personalmente prefiero la idea de potenciar el desarrollo de la curiosidad y la búsqueda de evidencias para saber cómo funcionan las cosas que es mucho más desarrollativo. Para iniciarse en este juego del descubrir hay que ir calibrando el tipo de "recompensas" (que facilitan encontrar pasos para llegar al final). Así que para llevarlo a cabo toca observar de donde parten para ir añadiendo preguntas que puedan ir completando algo de información. Lo ideal es mantener un punto de búsqueda mantenida en el tiempo. Sería muy apropiado:
  1. favorecer que busquen respuestas por sí mismos. Indagando a su nivel: fundamentalmente observando directamente los sucesos (cómo despliegan sus alas los insectos para volar, ...)  y estando atentos a las respuestas que elaboran a partir de ellas para ir perfilando poco a poco. Darles pistas sobre cómo desvelar los misterios, cómo buscar y dónde para puedan conseguir avances interesantes por sí mismos. 
  2. ayudar a generar espacios donde compartir la curiosidad y mantenerla en el tiempo. Recrearse en la búsqueda, disfrutar del proceso de explorar más que en el resultado.

Algunos maestros en la materia de buscar-descubrir:
  • Da Vinci que pasaba largos periodos observando las ondas del agua. De esta manera pasó  a las ondas del aire y a las leyes del sonido, adelantándose a la moderna teoría ondulatoria de la luz. 
  • Richard Feyman que refleja en su libro "El placer de descubrir" su profundo interés por conocer y saber.
  • John McWhirter que no deja de preguntarse con su Modelo DBM (R) que sustenta a cada teoría y si es la mejor fórmula para explicar lo que pretenden explicar y cómo mejorarlas. Es un claro referente de cómo desarrollar habilidades a través del aprendizaje experiencial.