15 nov. 2012

Mentes Flexibles

Según el psicólogo y escritor Walter Riso algunos componentes de las Mentes Flexibles son:

- Análisis crítico: disposición a revisar las propias creencias y confrontarlas con la realidad y/o la lógica,
- Complejidad cognitiva: ser capaz de utilizar toda la información relevante para comprender los hechos,
- Humor/lúdica: aprender a no tomarse muy en serio a sí mismo,
- Inconformismo: ejercer el derecho a la desobediencia razonada y razonable,
- Imparcialidad: no discriminar a las personas y
- Pluralismo: aceptar las diferencias civilizadas y convivir con ellas sin reprimirlas ni ofenderse.

Para aprender a desarrollar la flexibilidad mental necesitamos algo más que conocer los elementos que la favorecen. Os planteo algunas pistas.

La manera más útil de comenzar a crear una Mente Flexible es comenzar a notar en que punto estoy, dónde notas que la flexibilidad no es especialmente tu amiga. Estas "alarmas"  pueden ser de tipo interno (atiendes al malestar que te genera) o externo (responde a los comentarios de otros sobre tu rigidez mental).

Para ir desarrollándola a partir de aquí, se plantean ejercicios como los dirigidos a que incorpores las alternativas elegidas por otros a la hora de resolver un problema y veas qué sucede, qué necesitarías para poder incluirlas realmente. Esto te da una dimensión no de "apertura" como una abstracción, sino de qué significa realmente, porque lo compruebas en tus propias carnes y a partir de ahí, puedes seguir incorporando y practicando día a día.

La mejor apertura mental es la que te coloca:

- con gorro de investigador e

- intentas entender qué sucede y

- lo incluyes para resolver el asunto,

- teniendo en cuenta el máximo de variables y las consecuencias que tienen las decisiones para los individuos, al grupo, momento y medio al que perteneces.

Así que saca la lupa a lo Jessica Flecher o el bombín de Hercules Poirot para que las piezas encajen.