11 jul. 2011

¿Cómo mides tu desarrollo?

Es importante tener en cuenta qué incluyes y excluyes para poder hacerlo de manera más efectiva, si no queremos quedarnos con un simple Éxito-Fracaso como respuesta final.
Habría que atender a: Cuánto de completa es tu medición para que sea precisa; Qué expectativas previas se ponen en juego; Con qué estás midiéndolo: con tus propias experiencias, con las de otros, con qué otros te comparas,....
Otro aspecto importante a tener en cuenta: qué usas para medir, qué herramientas usas y si estas son apropiadas para esa situación concreta, qué escalas incluyes (analógicas, digitales, con qué graduación...).

Ayuda el tener una visión completa del tema  y esto permite hacer una medición apropiada y desarrollativa sobre el asunto a evaluar. Si sólo tienes en cuenta el resultado o el producto, la respuesta no será más amplia de "todo va bien o mal". Si queremos tener una respuesta algo más ajustada o completa, incluso comprobable, podemos incluir múltiples variables que nos permitan hacer una valoración más precisa que permita a su vez seguir evolucionando.

En las sesiones, se puede trabajar desde tu propia manera de hacerlo para, a partir de ahí, mejorarlo y que puedas adquirir la habilidad de evaluar más eficazmente. Puedes ir practicando unos pasos sencillos y útiles por tu cuenta*:
  1. Desde donde estás, mira hacia atrás y comprueba lo que has adquirido o desarrollado en un espacio amplio de tiempo.  
·        Aquí es interesante que hagas un listado de todo lo que tienes en mayor o menor medida ahora.
·        Puntúalo de 0 a 5 en términos de: conocimiento y de destreza o habilidad.
  1. A partir de hoy qué quieres añadir, qué quieres conseguir.
  2. Une estos dos pasos y al hacerlo nótalo como un continuo.
  3. Revisa tu medición ahora, aprecia si hay cambios y qué has incluido para hacerlo.
    Algunas mediciones incompletas dan como resultado sensación de Fracaso o Éxito de una manera poco realista. Quería compartir un ejemplo:

    Un cliente se lanza a un nuevo puesto de trabajo y se encuentra que la experiencia no cubre sus expectativas. Nota que no encaja con la visión de la compañía, esperaba poder ofrecer una calidad diferente de la que se le pide, digamos que la compañía prioriza de diferente manera. Ante tal situación decide dejar dicho puesto tras sopesar, muy mucho, las consecuencias personales/profesionales.  En ese momento comienza una lucha por ocultar a su entorno la nueva situación ya que se avergüenza de lo que él considera un "fracaso". Ante tal situación me pregunto si no sería más fracaso continuar con lo que no está alineado con su desarrollo.

    * Esta secuencia es una mini-versión que utilizó John McWhirter, para que revisaramos el desarrollo de nuestras habilidades con la metodología DBM (R). Esta pequeño fragmento no puede ni mucho menos cubrir todo lo que John hizo.

    1 jul. 2011

    Juzga a un hombre por cómo reacciona al fracaso, no al éxito.

    Si se pudiera retwittear a Martin Luther King lo haría por esta frase: "Juzga a un hombre por cómo reacciona al fracaso, no al éxito". Nada más leerla sentía que estaba totalmente de acuerdo. Pero más que catalogar entre los que saben enfrentarse al fracaso versus los que se quedan anclados a él como, lo tienes o no, incluiría "puedes enfrentarte de manera más apropiado a resultados poco exitosos".

    Utilizando tu propia experiencia, tu propio hacer único y especial,  a partir de ahí se puede mejorar tu propio proceso.

    Ante una situación en la que obtienes un resultado poco satisfactorio ¿Cómo respondes? ¿Qué tienes en cuenta para hacerlo?

    Quedarse sólo con el resultado desde luego, no ayuda mucho, no sólo porque produce poca satisfacción sino porque obtienes poca información para mejorar, es poco desarrollativo. Tener en cuenta la situación completa, facilita el poder valorar que se ha hecho para pasar a mejorarlo.

    Un rechazo en una entrevista de trabajo, no han aprobado el proyecto, no conseguir sacar un producto adelante…. y sus consiguientes frases desalentadoras son una pequeña muestra del resumen al que se puede enganchar una persona, impidiendo aprovechar la oportunidad para ver qué es lo que ha sucedido.

    Prueba a incluir los siguientes puntos y calibra la diferencia:

    1.      tener en cuenta el proceso completo incluyendo desde donde se origina: cuando empiezas a preparar la entrevista, el proyecto, la presentación….

    2.      y cómo lo has estado haciendo, a qué atendías para hacerlo y qué más sería apropiado incluir. De esta manera estás buscando cómo mejorar, entender que ha sucedido para poder poner en marcha mecanismos más útiles. 

    3.      De qué más forma parte, en que fase del proceso estás, qué hay que tener en cuanta para que se vaya desarrollando hacia los objetivos que te vas marcando.

    A partir de ahora ¿Cómo vas a atender para seguir desarrollándote?