15 jun. 2011

¿Desarrollando plantilla o fichando?

He estado leyendo "El camino de Steve Jobs" donde se patrocina su estilo de liderazgo. Plantea varias claves para ser un gran líder y cómo una compañía basada en la innovación con alguien como Jobs puede convertirse en Apple. Le muestra como un reclutador infalible y se rodea de los mejores para conseguir sacar un buen producto.

Con esta última idea se quedan muchas empresas a la hora de reclutar. Rodearse de ganadores, exitosos, innovadores... es lo que parece que muchas organizaciones hacen o pretenden hacer. Fichajes de prestigio y lógicamente no hay nada que objetar pero lo cuestionable es qué de valor aportan y qué hacen con la cantera.

Personalmente prefiero organizaciones en las que no sólo permiten el desarrollo sino que lo promueven, me parece un valor añadido de primer orden. Y rizando el rizo, que incluyan para ello un líder que haga uso de la experiencia, del propio modelo del mundo de los otros para enriquecerlo y enriquecerse, ayudando a que se descubran otras maneras de hacer para permitir una evolución más ecológica. Esto si que es innovación en el ámbito de la empresa.  Deberían incluirse las formas más apropiadas para el desarrollo de cada individuo, de cada grupo sin imponer fórmulas magistrales, universales. Implica ser: consciente del propio proceso de liderar-seguir *, más ecológico, humanizado entre otras muchas cosas.
Me parece muy apropiado, útil e interesante ayudar a que otros evolucionen a partir de donde están. Parece más rentable apostar por el desarrollo de la propia plantilla si se incluye como cultura organizacional y no se espera a que salten las alarmas de "necesitamos cubrir y no sabemos con quien: externo-interno". Me motivan las empresas que apuestan por el desarrollo de su negocio y de su personal de esta manera.

*ver cursos Tim Ingarfield, John McWhirter, DBM®

3 jun. 2011

¿Eliminar el stress no pensando?


En las conferencias de Expomanagement asistí entre otras al Taller de Stop-Stress. El ponente  (Javier Carril) como aperitivo comentó que la técnica de eliminar el estrés consistía en alejar los pensamientos que lo causan. Ante tal comentario me surgieron las siguientes preguntas: ¿No sería más útil atender a lo que nos preocupa para resolverlo? ¿Por qué no aprovechar los pensamientos que surgen para investigar qué hacer con ellos y organizarlos?

Enumeró, los que según su experiencia eran, los 7 errores para tener estrés:
  1. Creer que somos Directores Generales del universo.
  2. Vivir esclavizados por Debería.. y Tengo que...
  3. No dejar de pensar ni un segundo al día. Aquí añado que sería más útil, que no pensar, hacer un uso apropiado del pensamiento.
  4. Vivir en pasado o futuro nunca en el presente.
  5. Trabajar demasiadas horas y creerse imprescindible.
  6. Ser reactivos en lugar de proactivos.
  7. Tener objetivos poco realistas.
Con estos puntos no pude por menos que reír al recordarme o recordar a algunos compañeros en momentos pasados.  Surgió un 7Bis por parte de un participante: no cambiar hábitos.

Luego pasó a realizar 2 técnicas para evitar el stress, para ello hizo un ejercicio para guiarnos en una relajación con algunos componentes de la meditación. Pidió que cerráramos los ojos y en el 1º ejercicio  hizo que atendiéramos a nuestra respiración abdominal y en el 2º que atendiéramos a los sonido. Incluía como premisa para eliminar el stress sacar nuestros pensamientos, eliminarlos, desterrarlos. Desde luego como técnica de relajación momentánea, es útil ya que genera una sensación de bienes y sosiego. Aquí incluiría la  utilidad de añadir habilidades de usar esos pensamientos en ese espacio de tiempo de manera que puedas trabajar con ellos, que aflore la creatividad y puedas encontrar más posibilidades.

Encuentro en general, un interés en adormecer, anestesiar los pensamientos poco desarrollativo.  De manera que esa sensación de bienestar momentáneo hace que algunas personas utilicen estás técnicas como opiáceos. Por propia experiencia, añado que el utilizar procesos de meditación para hacer un pensamiento más rico, con oportunidades de incluir más opciones, más sereno es posible y muy agradable. Para mí, más agradable que la sensación de felicidad de no pensar por un momento y no resolver, con el consiguiente  pensamiento recurrente del asunto que nos preocupa.  Personalmente prefiero ocuparme y hacer algo con lo que tengo entre manos, en lugar de mirar para otro lado para no sentir que hay algo que hacer. Y por supuesto también pueden adquirirse habilidades de pensar efectivo fuera de procesos meditativos.